Existe sólo un ejemplar en el mundo de Relatos para un público con celular, el cual se conserva en poder del autor, a la espera de una editorial que quiera mostrarle el mundo.
El arte de tapa es de Agostina Cipollatti.